miércoles, 17 de septiembre de 2008

Y seguimos sembrando

No importa la estación del año que transitemos, el jardín siempre luce verde y espléndido. Hoy mismo le pegué un vistazo a través de la ventana y encontré un pilón de flores, plantas y árboles que siguen creciendo y pintando mi vida con los mejores colores.

Sin ir mas lejos . . .

Me busqué en el pizarrón y me encontré con el 83. La busqué en el pizarrón y la encontré con el 15. El reloj se puso en cero a las 11 de la mañana. A las 11 y media transitaba junto a un centenar de pares por las tímidas huellas que nos entregaba el camino cubierto de nieve. Haciendo equilibrio para no caernos íbamos mirando para abajo. El horno no estaba como para meter la pata. El paisaje que nos pasaba por al lado apenas lo veíamos de reojo. La pendiente se hizo negativa y nos fuimos para abajo como pisando huevos. No me quedaron dudas que la velocidad y el hielo son incompatibles cuando mi pierna derecha perdió el estribo y dio contra la izquierda empujándome contra un par que iba por el carril aledaño. Lo embestí a la altura de la panza y lo senté en la banquina. La pendiente seguía negativa. La velocidad y el hielo no me permitieron disculparme. Cuando recuperé el equilibrio ( a medias ) me di vuelta para ofrecer las disculpas pertinentes. Todos me miraron con cara de malo. Lamentablemente no di con el paradero de mi víctima, aunque si alcancé a ver la pechera número 15 que se mezclaba con el resto. Luego de repetir el número varias veces para que la memoria me tire algún hilo, me acordé. Virginia !!! . . . le grité mientras seguía mirando para adelante. Virginia !!! . . . le volví a gritar. Pablo !!! . . . me respondió. Virginia, que alegrón !!! . . . tanto tiempo sin vernos ( toda una vida ).

La carrera siguió y no volví a ver mas el número 15. Los 3 arcos me recibieron con cara de llegada. Me abracé con la banda KAKAMBERA y encaramos los sandwichitos de jamón, queso y gracias. El Sol no mezquinaba un rayo y la tarde era maravillosa. De pronto, entre las muchas pecheras que deambulaban, volví a distinguir el número 15. Virginia !!! . . . le volví a gritar. Nos presentamos como dos intrépidos que se encuentran en una cita a ciegas y el abrazo pasó sin escalas al libro de las anécdotas.


Virginia es una aventurera del palo que el destino, gracias a la avanzada tecnología, me presentó algunos días después del k42 del 2007. Intercambiamos algunas líneas vía mail y nos hicimos grandes conocidos aún sin conocernos. A casi un año de aquellas migas pudimos estrechar un abrazo bien sentido.


Haciendo un repaso rápido de estos 5 años de aventura, caigo en cuenta que son incontables las semillas que se han plantado en este hermoso jardín. La satisfacción se me amontona en el pecho cada vez que la ventana me muestra como algunas de aquellas pequeñas semillas hoy son hermosas flores . . . Y algunas otras frondosos árboles !!!

3 comentarios:

FLORENCIA dijo...

Hola Gente!!!


Hermosa anecdota!!!


Hermosa carrera!

Con Fleppy la sufrimos bastante, hicimos velocidad desde el sendero que bordeaba el Gutierrez hasta el auto rojo que nos esperaba metros atras... despues subimso una dura trepada para esperar el paso de los amigos en el km posterior al puesto de hidratacion...

Y despues, parados como postes... codazo va, codazo viene... peleamos por un lguar en la llegada. No porque fueramos a cruzar el arco amarillo, sino porque queriamos fotos decentes jejeje

Tambien atacamos los "sanguchitos", con la excusa de que "eramos de PRENSA" JAJAJA


En fin, dura carrera... intensa, sin respiro... me duelen los brazos de sostener la camara y los pies de estar parada. Ufff, que esfuerzo! jaja


Beso!

Flor

Leandro dijo...

Si, Flor tiene razón, yo creo que además de los sandwichitos, merecíamos la medalla también, no? No es fácil andar a las picadas con auto ajeno, fondeándolo en cada curva, clavar el freno a mano en cada parada, colgarse los 10 kilos de equipo fotográfico y salir a los piques para poder capturar a estos admirables deportistas!!!
También creo que soy merecedor de algún otro premio, tener a Flor como jefa no fue nada fácil!!! :)

Aprovecho también este medio para agradecer públicamente la medalla que me regaló Ricardo, la voy a llevar por siempre colgada en mi corazón!

virginia dijo...

Hola........Y si yo soy Virginia.....
En esta tarde fría en B.Aires bastante embolada, aburrida extrañando el paisaje de la carrera y la sensación de estar ahí.....nuevamente la tecnología me dió una alegría...!!!!!! Veo el relato de Pablo de la carrera y me sacaste una sonrisa...
Fue increíble realmente, yo en mi despiste ni sabía con que nro. corrías si tenía ganas de conocer de a mi amigo de la K42 de Villa la Angostura que cada tanto hacía referencia y el resto me preguntaba pero chralaste? no todo por mail......un amigazo realmente...
Cuando estaba en la carrera y escucho alguien que grita mi nombre, tratando de no perder la vista del camino que ya venía un poco complicado veo de atrás un gorro con las siglas "K42"......siiiiii que alegrón me salió del alma PABLOOOOO....increíble realmente.....luego cuando te vi en la llegada me encantó saber que al fin tenes "cara"!!! ....es verdad como sin conocernos te une un afecto difícil de explicar para alguien que no esta en este tipo de eventos creo....Fue un alegrón enormeee para mi verte, poder darte un abrazo con todo cariño (ya que seguía de cerca los relatos de tu grupo en el sur a traves del blog) y finalmente te conocí.
También debo reconocer tu valor al abrazarme porque la baranda a podrido o agua estancada que tenía ni yo la aguantaba....!!! por hacerme la "linda" o de naba...le creí a un fotografo que aún recuerdo si CARA cuando me dijo "cruza el charco que es bajito".....caí de culo dentro lleno de barro pegajoso hasta la cintura....no podía salir..!!! y si son anecdotas para contar......
Les mando un abrazo enorme a todo el grupo que entrena en el sur y comparten unas carreras lindísimas las cuales les envidio de corazón.....!!!
Hoy muchos estaban emocionados por los 21k de calle que se corren mañana, con todo respeto....yo pensaba en el paisaje de la Nike, el Cruce, la K42 y.......a mi se me caían las lágrimas y no de emoción....corrr sobre asfalto mirando edificios y negocios no es lo mío...no le quito mérito para nada, al contrario, admito que no tengo cabeza para calle.

Un besote enormeeeeeee y nos volveremos a ver

Virginia